Título Primero

TITULO PRIMERO

DENOMINACIÓN, LUGAR DE ESTABLECIMIENTO, ESCUDO E INSIGNIA DE LA COFRADÍA.

 

Regla 1ª. La Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz en Jerusalén, María Santísima de la Esperanza, San Juan Evangelista y Señora Santa Ana, erigida canónicamente y establecida en la ermita de Santa Ana, en la localidad de Constantina (Sevilla), así como sus órganos de gobierno y todos sus miembros, se regirán por estas Reglas, por el Reglamento de régimen interno que las desarrolle, además de por cuantas disposiciones dicte la Autoridad eclesiástica diocesana y universal.[1]

Regla2ª. El escudo de la Hermandad está constituido por las Cinco Cruces de Jerusalén, en color rojo sobre fondo morado, o en color blanco sobre fondo verde. Asimismo en cualquier documento oficial se representará por las mencionada cinco Cruces de Jerusalén en color rojo-burdeos rodeadas por una circunferencia del mismo color. No obstante la Hermandad y Cofradía reconoce como propio el que fuera otrora escudo que se presentaba en forma circular con filera dorada y en su campo las siglas J H S del mismo esmalte (se incorporan como anexos I.1, I.2, I.3 Y I.4, inseparables de estas Reglas la reproducción de dichos escudos).

Regla3ª. La Hermandad será representada corporativamente por un Estandarte, consistente en bandera de terciopelo morado recogido alrededor de un asta rematada por una cruz. La bandera llevará bordados en su centro las Cinco Cruces de Jerusalén.

No obstante podrá ir acompañada esta insignia por otras si en determinados actos ello es así requerido.

Regla 4ª. Al vestir el hábito nazareno en el séquito del Señor, cada hermano llevará prendido en el antifaz, el escudo de la Hermandad, bordado en rojo sobre un círculo de tela morada de unos quince centímetros de diámetro, mientras que dicho escudo, con idénticas dimensiones, estará bordado en blanco sobre fondo verde en los casos de los hermanos que acompañan a María Santísima de la Esperanza vistiendo el hábito correspondiente.

             En las restantes ocasiones lo llevará en forma de medalla de plata o de metal plateado, de unos seis centímetros de diámetro, pendiente del cuello mediante cordón morado y verde. En dicha medalla se representan las Cinco Cruces de Jerusalén, símbolo y distintivo del escudo de la corporación, rodeadas por sendas palmas anudadas por su extremo inferior a un ancla perpendicular a las referidas cruces. En la parte superior de la medalla figurará una corona real cerrada (anexo I.5)


 

[1] Normas Diocesanas para Hermandades y Cofradías: Art. 3, Art. 4 en relación al nombre de la Hermandad y sus títulos. Art. 5 en cuanto a la sede canónica y domicilio social de la Hermandad.